Fujimori on Trial :: Fujimori procesado

Accountability in Action :: Rindiendo cuentas

Fujimori on Trial :: Fujimori procesado random header image

Entrevista a Alirio Uribe Muñoz

Lima, 15 de diciembre de 2007

Abogado colombiano y observador internacional, Uribe habla de su experiencia actual como observador internacional en el proceso contra Fujimori, comparándola con su experiencia anterior en el Perú, y analiza el progreso actual de los derechos humanos en Colombia y Perú. 

 

Usted ya estuvo en una oportunidad anterior como observador internacional de algunos procesos en Lima, ¿cuándo fue y por qué motivo, ve algún cambio sustancial en el sistema de impartición de justicia peruano?

Cuando estuve en Perú  como observador, fue en los procesos que se adelantaban contra abogados que habían sido inicialmente condenados por tribunales militares sin rostro a cadena perpetua por delitos de terrorismo, en razón de su ejercicio profesional y de las defensas penales que ellos hacían. Estamos hablando de juicios arbitrarios, de detenciones arbitrarias que se dieron en el contexto de la criminalización que hubo de la sociedad, de los abogados en este caso, en unas cuasi administraciones de justicia que violaban todos los derechos.

Por fortuna esos juicios militares fueron anulados se hicieron nuevos juicios en la jurisdicción ordinaria y se obtuvo la absolución de los abogados, entonces es otro contexto completamente diferente. Para nosotros era terrible saber que aquí se hace una ley de indulto para inocentes, en virtud de todos los atropellos que se habían cometido, con legislaciones de excepción, con decretos legislativos que habían permitido encarcelar personas inocentes.

Esa fase ha sido superada y hoy estamos en un proceso diferente con un proceso de transición y pienso que hoy tenemos un Poder Judicial fuerte, que al parecer tiene respaldo de las autoridades, de los otros poderes públicos, y que a la vez ha ganado credibilidad al interior de la sociedad peruana.

Son contextos muy diferentes, me regocija mucho y me parece importante que hoy se quiera hacer justicia contra los máximos responsables de hechos que han constituido crímenes de lesa humanidad. Me parece muy importante que después de ciertas decisiones de la Comisión Interamericana, de la Corte Interamericna, incluso cuando Fujimori anunció que  se retiraba del Sistema Interamericano, hoy se vayan a hacer juicios que ya han sido sentenciados por la Corte Interamericana como el caso de Barrios Altos o el caso de La Cantuta y que hoy estén tratando de responsabilizar a los máximos responsables de estos hechos. Hay un gran progreso en este sentido.

 

¿Cómo ve ahora el anuncio de este gobierno  de publicar listas de personas excarceladas por delito de terrorismo, o que también se hable de la posibilidad de retirarse de la competencia contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos? 

Sería un gran retroceso, yo suponía que eran partes superadas en la historia del Perú y es lamentable que se vaya a tratar de volver a poner en la picota pública a todas estas personas después que fueron revisados todos estos procesos, después que se verificó que realmente no tenían compromisos con el terrorismo, sería lamentable que hoy que ha habido todos estos cambios políticos, judiciales se volviera otra vez a viejas prácticas.

 

Dentro del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, ¿cómo afecta a la comunidad internacional el proceso penal que se le sigue a Fujimori por violaciones a los derechos humanos?

Yo pienso que tanto lo que ha pasado con García Meza en Bolivia, o lo que se trató de hacer por vía de jurisdicción universal contra Pinochet y lo que se hizo en tribunales chilenos en la Corte Suprema, lo que se trató de hacer contra el presidente de El Chad en África en tribunales internacionales, o lo que pasó con el ex presidente de Yugoslavia; el caso de Fujimori es un caso muy importante para la comunidad de derechos humanos.

Para los que nivel mundial tratamos de mirar el tema de la impunidad, es un gran desafío para el pueblo peruano, para el movimiento de derechos humanos, para las víctimas que los tribunales peruanos, que sean los jueces naturales para tratar este tipo de crímenes y tengan la debida imparcialidad, la capacidad logística para poder de manera imparcial e independiente practicar un juicio contra un ex jefe de Estado Sobre todo un jefe de Estado que fue reelegido que tuvo mucha popularidad y tuvo mucha aceptación social, pero que hoy se ha demostrado que hubo un ejercicio abusivo del poder y que se cometieron muchos actos de corrupción y graves violaciones a los derechos humanos, entonces que la sociedad pueda superar eso y pueda hacer juicios para asumir responsabilidades, creo yo que eso se mira con mucha expectativa, y que este juicio podría generar una mirada de cómo se puede enjuiciar a máximos responsables, cómo se pueden juzgar esos aparatos de poder organizados.

De hecho los casos internacionales como ha ocurrido en Perú con los fallos de la Corte Interamericana, han ayudado a dinamizar los tribunales nacionales, entonces creo que en el caso del Perú es como un efecto de decisiones internacionales que hoy permiten abrir la posibilidad real de investigar y sancionar a responsables de graves crímenes. 

 

¿Puede hallar alguna similitud con lo que pasó en Perú en la década de los 90 y lo que ha pasado o lo que actualmente pasa en Colombia?

Claro, en alguna época cuando Fujimori estaba en su edad de oro, en Colombia siempre se habló que lo que necesitábamos era un Fujimori y de hecho Fujimori se miraba como un modelo para América Latina, como una mano fuerte de manera decidida para acabar con el terrorismo. De hecho, el presidente actual de Colombia cuando estaba en sus primeras fases de campaña, habían habido referencias a Fujimori; posteriormente cuando Fujimori cae en desgracia, huye del  país y pasó todo lo que pasó, entonces ya no se volvió a mencionar a Fujimori en el contexto latinoamericano como un modelo, pero si se recuerda Fujimori tuvo todo el respaldo de la OEA, de la comunidad internacional, de los Estados Unidos hasta el último momento que estuvo fuerte en el poder.

Entonces si, los colombianos y los que trabajamos el tema de la impunidad en Colombia, las víctimas, los familiares, nos gustaría en el futuro estar haciendo juicios similares como los que se están adelantando en el Perú.

Consideramos que ha habido responsabilidades de los más altos niveles incluyendo al presidente mismo en estos crímenes, en Colombia ahora se están desarrollando en la Corte Suprema unos procesos penales muy interesantes que tiene que ver con lo que llaman en Colombia la “Parapolítica”. Son más de noventa parlamentarios activos e inactivos, casi todos del partido de gobierno que están siendo investigados por la Corte Suprema por la pertenencia a grupos paramilitares, se llama “delito de concierto para delinquir agravado”, de estos hay más de veinte en prisión y se espera que otros puedan ser detenidos a futuro. Hay un primo del presidente, está el hermano de la ex canciller un parlamentario, su padre que fue ministro y parlamentario también.

Es decir que si hay algunas similitudes que pueden hacernos pensar que a futuro haya juicios en Colombia contra máximos responsables. Colombia está bajo estudio de la Corte Penal Internacional (CPI), esto es una diferencia con Perú, porque acá los crímenes son anteriores a la competencia de la CPI, pero indudablemente que nosotros miramos la situación de Perú con mucho optimismo.

 

Habla desde el movimiento de derechos humanos en Colombia, sin embargo, ¿cómo se percibe el proceso penal de Fujimori desde el sistema de justicia o de la sociedad colombiana?

Bueno yo pienso que hay muy poca información, el diario El Tiempo, sacó el día domingo (9 de septiembre de 2007) una página entera sobre el proceso de Fujimori,  cuando huyó del país, cuando se refugió protegido por el gobierno de Japón, sobre su estadía en Chile, pero no hay mucha información en Colombia.

Lamentablemente en Colombia nos miramos mucho el ombligo y casi todo está dominado por todas las dinámicas internas, por los juicios que hay ahora en Colombia, por todo lo que está pasando con “Justicia y Paz”, que no ha habido una mirada hacía afuera; entonces yo no podría dar o decir que está opinando el Poder Judicial en Colombia sobre el juicio de Fujimori o sobre que está mirando la sociedad, hay algunos que son más especializados en el tema que miran con mucha expectativa, pero falta información y creo que no solamente en Colombia, a nivel mundial, a nivel de América Latina, creo que debe ser una tarea de las organizaciones en Perú de poner este tema más en los escenarios internacionales, es decir que hay que hacer una campaña también para que el caso se conozca; y creo que la gente se conformó, cuando dijeron que Fujimori va ser juzgado en Perú, fue extraditado creo que ahí bajó bastante la mirada internacional, había más mirada internacional cuando Fujimori estaba en Japón y estaba la expectativa de que fuera extraditado o no, una vez extraditado bajó un poco la presión internacional, porque ya quedó el tema más en casa y quedó más en lo nacional.

 

Menciona la “Ley de Justicia y Paz”, ¿podría mencionar sobre que trata esta ley y si tiene algún parecido con las leyes de amnistía que se dieron acá en Perú?

La filosofía del presidente Álvaro Uribe fue la filosofía del presidente Fujimori, Fujimori lo que trató de hacer en su momento con las leyes de amnistía en 1995 fue tratar de proteger a todos los que habían trabajado en la lucha contra el terrorismo y a todos los militares miembros del grupo colina que estaban implicados en graves violaciones de derechos humanos.

En Colombia, lo que se está haciendo con la “Ley de Justicia y Paz” es un proceso parecido para los grupos paramilitares, que son los grupos de extrema derecha que han ejercido un proceso de guerra sucia en Colombia, con beneficios económicos y con beneficios políticos, lo que ha hecho el presidente es tratar de perdonarlos de indultarlos, garantizando que de alguna manera todas estas personas sean extraídas de la justicia, entonces se inventó varias normas legales, una para los combatientes rasos y otra para los máximos comandantes, la de los máximos comandantes se llama la “Ley de Justicia y Paz”, que es para aquellos que tienen imputaciones de graves crímenes de masacres, de desapariciones, de ejecuciones; y los rasos ya pasaron todos por un proceso de impunidad, y en este momento se están haciendo los juicios de “Justicia y Paz”, para ese grupo pequeño que no son más del 5% total de los desmovilizados, sobre los cuales están aspirando a tener penas de 5  a 8 años, penas muy pequeñas.

Entonces ahí es donde está la diferencia: en Colombia teóricamente si van a ser juzgados y van a haber condenas, en Perú hubo leyes de punto final donde simplemente se archiva las investigaciones, en Colombia se está haciendo de manera más inteligente; obviamente han pasado 12 años, hay CPI, hay jurisprudencia internacional, entonces se está tratando de hacer juicios aparentes con la misma finalidad de Fujimori pero de manera más elegante, con mayor respaldo de la comunidad internacional.

 

1 Comment

1 response so far ↓

  • 1 Petra Langheinrich // Jan 18, 2008 at 8:40 pm

    Interesante la comparación entre la situación jurídica y política en Perú y Colombia; y es deseable que en algún momento haya un juicio de tal índole también en Colombia

Leave a Comment