Fujimori on Trial :: Fujimori procesado

Accountability in Action :: Rindiendo cuentas

Fujimori on Trial :: Fujimori procesado random header image

Revelaciones y estilos en el juicio oral

Jacqueline Fowks*/ 6 de febrero 2008

“Al detenido lo llevan al servicio de inteligencia, lo ‘trabajan’, le sacan la información que se quiere y si se ve por conveniente que el señor se quede vivo, se queda vivo. Eso es lo que se estila en inteligencia”, indicó el testigo Isaac Paquiyauri Huaytalla, ex agente del destacamento Colina, en la vigésimo primera audiencia del juicio oral.

Paquillauri explicó que fue expulsado por Santiago Martin Rivas diez meses después de ingresar a Colina debido a que indagaba el motivo de las muertes de Barrios Altos en 1991.

Según su testimonio, lo hubieran desaparecido al igual que a la agente Mariela Barreto, de no haber sido porque sus familiares –algunos de ellos militares– amenazaron con denunciar a la prensa su desaparición apenas se enteraron de que lo estaban torturando por hacer ‘preguntas incómodas’.

El ex agente –cuya vida hoy parece más desprotegida que ayer debido a sus declaraciones– relató además que la noche de la matanza en Barrios Altos, mientras Santiago Martin celebraba su cumpleaños comentó que el entonces presidente Fujimori estaba molesto (y desconcertado) porque durante el operativo mataron a un niño de nueve años.

El testigo sostuvo la idea de que las acciones del destacamento Colina respondían a un plan de operaciones aprobado y conocido por el alto mando del Ejército y del gobierno. “Si no hay un plan, no se movería personal, vehículos. Si fuera algo aislado, lo haríamos en la calle”, indicó, mientras mencionaba las instalaciones militares en las que operaba el grupo y los recursos con los que contaban.

El abogado del acusado Fujimori, César Nakazaki Servigón, jugó a mellar la autoestima del testigo y a tomarle la lección de normas del Ejército. Por momentos, repetía el tono y el tipo de preguntas utilizadas con el periodista Edmundo Cruz hace tres semanas (21 de enero). Es oportuno recordar que su insistencia al preguntarle definiciones teóricas a Cruz, le valió días después una llamada de atención por parte del Tribunal para que se abstenga en el futuro de refutar, realizar comentarios o usar información falsa que pudieran confundir las respuestas de los testigos.

Nakazaki usó hoy un estilo no sólo ‘teatral’ (disculpen los actores), sino ofensivo con el testigo Paquiyauri, a diferencia del trato que ofreció al co-imputado Fernando Lecca Esquén, otro ex agente Colina, a quien interrogó por la mañana en la misma sesión.

El testigo refirió en un momento que provenía de una familia católica y que por ello no podía permanecer en un destacamento que eliminaba personas. En otro instante, explicó que se desempeñó como técnico de segunda y que por su posición –de inferioridad en el Ejército– no leía normas ni directivas pues no estaba en contacto con ellas. Nakazaki aprovechó esas menciones para algunos golpes bajos.

“¿Pero esa conversación dónde ocurrió?, ¿Se estaban confesando, estarían quizá en la iglesia? Porque Ud. es un hombre muy religioso”, indagó con supuesta ironía el abogado de Fujimori. A lo que el ex agente respondió: “Sin ofensas, doctor”.

“Tiene conocimiento por sus vivencias o por su experiencia –porque usted nos ha dicho que no estudia mucho–….?”, preguntó más adelante el defensor del extraditado.

Nakazaki también criticó un par de veces en tono de burla, los beneficios (disminución de pena) logrados por el ex agente gracias a la colaboración eficaz. En una de esas ocasiones el director de debates, el doctor César San Martín, lo llamó al orden y le pidió evitar ese tipo de comentarios.

Aunque hay varios otros elementos a tomar en cuenta, como la raleada presencia fujimorista en la sala –a diferencia de cuando estaba Keiko Fujimori en Lima- es pertinente fijarse en las lecciones que dejan estas sesiones, tanto para los que desempeñan alguna función en la sala como para los observadores nacionales e internacionales, los medios y los que siguen las transmisiones del juicio oral.

Nakazaki mostró su extrañeza de que Paquiyauri pasara tantas horas conversando con los ‘antiguos’ de Colina cuando se los encontraba después de haber sido expulsado del destacamento. El ex agente le preguntó: “¿Doctor: usted nunca se ha reunido a conversar con un amigo?”; un agente del orden en la sala no pudo ocultar la risa.

Los ex técnicos del Ejército declararon hoy que temían ser detenidos en ese entonces por la Policía debido a los asesinatos, evidenciando que la Policía estaba en el lado del ‘deber bien cumplido’. ¿En qué medida el cumplimiento del deber importa ahora? Si bien el juicio oral se refiere a hechos pasados, es un insumo interdiario para evaluar cuán lejos estamos de los poderes fácticos del tiempo de Fujimori. ¿Dónde reside ahora el poder? 

Para más información:

http://www.pj.gob.pe/CorteSuprema/spe/index.asp?opcion=inicio

 

Y una curiosidad:

http://www.cesarnakazaki.com/main.php

 

 

* Asistí como observadora nacional por invitación de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.