Fujimori on Trial :: Fujimori procesado

Accountability in Action :: Rindiendo cuentas

Fujimori on Trial :: Fujimori procesado random header image

Dentro de la sala: Tensiones entre los fujimoristas y familiares

La experiencia de un familiar dentro de la sala en el proceso de Alberto Fujimori

 

Desde el inicio de las audiencias, el clima dentro de la sala principal ha sido difícil porque los fujimoristas hacen comentarios hirientes sobre nuestros familiares, como llamarlos terroristas, o sobre nosotros en voz alta como para escucharlos. Además se burlan del testimonio de algunas de las víctimas como es el caso de Tomás Livias. El día que le tocó hablar, los fujimoristas sentados dentro de la sala principal dijeron de manera audible que era un ignorante, que no sabía hablar, que no se había aprendido el discurso que le habían dado, etc., olvidándose que es sobreviviente de una matanza y que tienen algunas limitaciones en su “lenguaje”, por llamarlo así.

Esos comentarios le habíamos hecho saber a los de seguridad y en algún momento uno de ellos llamó la atención al congresista Raffo, diciéndole “guarden silencio” y éste le respondió: “estamos comentando pues, ya no te pases” en un tono de voz más alta que del joven que se asustó y se retiró.

Lo sucedido el viernes, 25 de enero, y que le pedimos a Gloria Cano que denunciara, tiene que ver con los comentarios dichos por la ex congresista Carmen Lozada de Gamboa, quien en todo momento cuando algún miembro de la sala hacía mención a los estudiantes y el maestro, ella decía “los terroristas”, “porque eran terroristas,” o ‘terroristas y hay que llamarlos por su nombre”.

Cuando el asesino Alarcón Gonzáles contó como asesinaron a los de La Cantuta, Lozada dijo “eran terroristas pues, había que matarlos”. Un rondero que recién había llegado y se sentó en la fila detrás de ella dijo: “a esos terrucos hay que matarlos a todos”.

No es la primera vez que esta mujer hace ese tipo de comentarios para ofender y molestar a los familiares o provocarnos esperando una respuesta. Yo tuve ganas de contestarle pero me contuve para evitar que ella tenga el pretexto y nos boten de la sala, y para no caer en el juego sucio que ellos buscan. Sin embargo creo que esas faltas de respeto no se deben permitir y que la presencia de esa gente llena de odio sólo obedece a maltratarnos.

Este es un juicio por que se haga “justicia” con la muerte de nuestros familiares y se castigue al principal responsable, pero es también, un juicio por la dignidad de nuestros familiares y la nuestra propia. No vamos a permitir que nadie nos agreda ni física ni moralmente, menos que vayan a esa sala sólo para insultarnos. Por eso, al salir al mediodía denunciamos ante el jefe de seguridad y le pedí a la Dra. Gloria que lo hiciera en la sala para que se prohiba el ingreso de este tipo de gente provocadora y malcriada; ojalá que así sea y se tome medidas para evitar actitudes de esta naturaleza.

Por la tarde después de la denuncia, cuando la sala intervino, tanto Raffo como esa mujer negaron la denuncia, pero ¿qué sabe Raffo y si él no ha estado en la mañana y recién llegaba? Sin embargo, tampoco se evitó de comentar y cuando el agente Tena Jacinto describía los pasos para centralizar información dentro de la labor de inteligencia, la ex congresista le decía a Raffo mirándonos a nosotros, “que escuchen esa información, les va a servir para su grupo terrorista”.

Otros impases que hemos tenido son las expresiones de la gente que acompaña en la otra sala y que cuando pasamos dicen “como apestan estos terrucos, huelen a dinamita”, o, “lo único que les interesa es la plata” y hacen mención al monto de la reparación de Barrios Altos por la CIDH. Algunas de esas mujeres ya han sido prohibidas de ingresar después de nuestra denuncia al jefe de seguridad.

Mientras tanto, la prensa está más preocupada en cubrir el tema legal y no lo que pasa a los familiares y eso es lamentable porque se deshumaniza el proceso y se vuelve muy técnico. Algunos medios han informado sobre lo ocurrido, pero nadie me ha preguntado a mi o a otro familiar sino a los abogados. Creo que siempre se debe enfocar este proceso de todos los ángulos sin descuidar lo que sienten o piensan las personas -principalmente familiares-. Si alguien quiere preguntarnos siempre le vamos a responder.

Siempre tengo esperanzas que estos procesos terminen y la gente se de cuenta de lo engañada que estuvo. Puede sonar utópico pero espero que cambien de actitud y aprendamos todos de esta experiencia dolorosa. Ojalá.