Fujimori on Trial :: Fujimori procesado

Accountability in Action :: Rindiendo cuentas

Fujimori on Trial :: Fujimori procesado random header image

Ensayo de Nélida Baca

Nelida-2-2.jpg picture by praxislima“Al llegar a la Coordinadora me encontré con familiares y abogados, algunos ya estaban en el bus. No conocía a la mayoría pero todos me sonreían. Pregunté con quién tenía que reportarme, me dijeron que luego, que suba al bus. Recordé lo que un amigo me dijo al mostrarle algunas fotos de las marchas, que todos los de las ONGs nos parecemos en tener la misma cara de ‘buena gente’.

Recuerdo la amabilidad del conductor, y tanto en el viaje de ida como de retorno tenía siempre puesta la señal de RPP, con la información sobre el juicio. En el bus pasaron las listas de registro.

Ya en la DINOES luego del procedimiento de identificación, nos ubicamos en las salas. En la sala grande se ubican familiares de los casos en juicio, y también de otros casos por los que no procesan a Fujimori, sin embargo, estos familiares me dijeron que se sentían representados por los casos de Cantuta y Barrios Altos. En esta sala también hay un lugar para los fujimoristas, (en su mayoría mujeres), es en los primeros asientos del lado derecho. Una señora, madre de una periodista asesinada me contó que cuando Fujimori llega ellas lo aclaman y aplauden, y hay veces en que también ocurren enfrentamientos verbales. Si en la sala pequeña, tras las ventanas, se ha prohibido estas manifestaciones, quizás no en la sala grande.

Tenemos entonces familiares de los casos Cantuta y Barrios Altos, pero también de otros casos, como el de esta periodista asesinada, del caso Uchuraccay y más, que viven con mucha intensidad este proceso. Todos ellos recuerdan, sollozan y comentan de sus expectativas y del significado de este juicio en sus vidas. A algunos les resulta increíble e incluso casi suficiente ver al chino en este proceso. Para los familiares, es clara la responsabilidad de Fujimori. Una señora me dijo estar muy agradecida por el apoyo de las instituciones de DDHH y de la sociedad, que aunque no tenga contacto o no tenga un espacio de expresión, sabe que hay miles de personas que les apoyan, ‘esto me fortalece y no sé cómo pagarles’, dice.

Me sorprende ver que un miembro de seguridad en la sala de juicio es mi vecino.

Los testigos

Héctor Jhon Caro

Inició con respuestas titubeantes, llamó la atención que lo hizo incluso al dar sus datos personales.

Dijo haber respetado los DDHH de los detenidos, en resumen, dijo que ello significó permitir a los representantes de instituciones de DDHH conversar con los detenidos. Pero recuerda presión al respecto, si el Ministro le obligaba respetar los derechos de los detenidos, sus coroneles le decían que hacerlo (permitir que conversen) les perjudicaba, pues se llevaban información. Dejó claro su temor a que las instituciones de derechos humanos se lleven información reservada. ¿Qué pensaría que podrían hacer?

Al parecer, su limitada capacidad conceptual y democrática le ha hecho personificar toda acción de defensa y respeto a los derechos. Cuando se refería a los DDHH, se refería a personas y organizaciones que obstaculizaban su trabajo.

Pude notar que no solo es importante observar las actitudes y emociones en los actores de este histórico proceso, también es útil analizar el tipo de pensamiento autoritario, violento y lineal que al provenir de personajes en el poder, es muy peligroso.

Su estrategia en su defensa, la misma que de los fujimoristas, confundir su discurso en la lucha contra sendero es luchar también contra los aliados de ellos, ‘los derechos humanos’.

Algunas frases indicadoras:

‘no me gustaba, pero tenía que respetar los DDHH’

‘obedezco órdenes, no tengo que preguntar’

‘si se trata de ganar a Hitler, soy capaz de abrazar al diablo, yo acepto apoyo venga de quien venga para luchar contra el terrorismo’

‘la lucha militar, los jueces sin rostro, las rondas y la dircote venció al terrorismo’

‘fui regidor por Cambio 90, pero eso nadie lo dice, nadie lo reconoce’

Otro testigo fue el policía que estuvo cerca de la casa de Barrios Altos, las preguntas y respuestas fueron muy precisas sobre la circunstancia de su presencia en el lugar.

Las declaraciones de Marco Miyashiro fueron muy parecidas al tono de Caro.

Finalmente el Gral. Adolfo Cuba Escobedo, declaró que la policía no tuvo ninguna intervención en el autogolpe, y que él lo supo a través de los medios de comunicación.

Por la tarde, y luego de un rico pero fuerte almuerzo (carapulcra) la jornada se torna algo agotadora, la concentración no es la misma, da sueño, las señoras (familiares) juegan a despertarse entre sí, algún abogado de la parte civil también se duerme” (NB).