Fujimori on Trial :: Fujimori procesado

Accountability in Action :: Rindiendo cuentas

Fujimori on Trial :: Fujimori procesado random header image

Miyashiro: Montesinos nunca orientó al GEIN en la captura de Abimael Guzmán

January 15th, 2008 · 1 Comment

14 de enero de 2008Décimo primera sesión. Declararon cuatro testigos presentados por la defensa de Alberto Fujimori, los testigos miembros de la Policía Nacional del Perú (PNP) fueron los oficiales: Héctor Jhon Caro, Marco Miyashiro y Adolfo Cuba, los tres en situación de retiro y relacionados con la captura de Abimael Guzmán; y Miguel Figueroa, en situación de actividad, quien fue testigo de la matanza de Barios Altos.Lo que más llamó la atención en esta sesión, fue que a pesar que los testigos eran presentados por la defensa de Alberto Fujimori, no ratificaron la versión que ha dado Fujimori desde las primeras sesiones, sobre el hecho que mantuvo a Montesinos a su lado, pese a todas las denuncias en su contra, debido a que según Fujimori, Montesinos era la pieza clave que “derrotó al terrorismo”.Héctor Jhon Caro, quien fue jefe de la Dirección Regional Contra el Terrorismo (DIRCOTE) entre 1990 y 1991, trató que sus respuestas no inculpen al acusado Fujimori; sin embargo, no pudo justificar el trabajo que realizó el “grupo de analisis” que se infiltró en la DIRCOTE, grupo de analisis conformado entre otros por Santiago Martin Rivas y Fernando Rodríguez Zalbabeascoa (miembros del grupo Colina).El testimonio  más contundente fue el de Marco Miyashiro, quien fue jefe del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) -que pertencía a la DIRCOTE-, grupo que hizo todo el trabajo de inteligencia que logró la captura de Abimael Guzmán -líder Sendero Luminoso-, considerada “la captura del siglo”.Miyashiro narró en detalle el trabajo de inteligencia que realizó el GEIN para lograr la captura de Guzmán, manifestó como el “grupo de analistas” trabajó por seis meses en las instalaciones de la DIRCOTE, revisando todos los documentos incautados por el GEIN, y que incluso elaboró un “Manual de inteligencia”, y cómo todo ese trabajo nunca fue entregado al GEIN.Además dijo claramente que sólo el GEIN y la DIRCOTE, estaban enterados del operativo para capturar a Abimael Guzmán, que Vladimiro Montesinos nunca orientó al GEIN, ni en la captura de Guzmán, ni en algún otro trabajo de inteligencia; y que luego de la captura de Guzmán, él -Miyashiro- fue sancionado por ocho días, sin explicación alguna. Mientras decía esto, el acusado Fujimori, miraba al testigo mientras cruzaba sus manos o movía de manera nerviosa el lapicero entre sus manos.Cuando los Magistrados de la Sala, le dieron a Fujimori la oportunidad de decir algo al respecto de estas declaraciones, que claramente contradicen todo lo que ha venido manifestando en el proceso, Fujimori sólo guardó silencio.La próxima sesión se realizará el miercoles 16 de enero.

Tags: · , , , , , , ,

1 response so far ↓

  • 1 carlos tejada // Jun 20, 2010 at 5:14 pm

    “…Como sucedió en varios otros momentos de nuestra historia militar, la logística y el comando y control de la Fuerza Armada fueron más bien débiles en la relación entre las grandes y las pequeñas unidades. Por eso, la capacidad de iniciativa que tenía cada joven teniente o capitán que se hacía cargo de un distrito, era muy grande. Con muy pocos medios, tenía que alimentar, cuidar y mantener la disciplina de su tropa. A la vez, debía operar y, finalmente, proteger a la población local. Para los jóvenes, inicialmente inexpertos oficiales, al mando de muchachos casi adolescentes, generalmente foráneos (casi siempre llegaban de otras provincias), el desafío era inmenso y las instrucciones mínimas o inútiles.
    Por eso, hay veteranos que sostienen que la guerra con Sendero Luminoso fue una guerra de tenientes y de capitanes. En esa situación de responsabilidad e inexperiencia, las diferencias individuales afloraron y fueron decisivas. Muchos jóvenes oficiales se identificaron profundamente con la población que les tocaba defender y se convirtieron en líderes comunales en tiempos de guerra.
    En otros, sin embargo, el poder, la distancia cultural, la sospecha y el miedo, los convirtieron en tiranos impredecibles. A veces un tipo de oficiales sucedió al otro de un año al siguiente. Para los comarcanos, sobrevivir no solo suponía enfrentar a Sendero.
    Claudio Montoya fue un joven teniente de ingeniería en el Ejército durante los años duros de la guerra. Ingeniero o no, le tocó actuar como infante una y otra vez, en increíbles marchas y misiones entre descabelladas, cómicas, heroicas y muchas veces trágicas. Años después, retirado , escribió una novela en primera persona(1) sobre sus días de campaña, y su lectura enseña más que la mayoría de análisis…”

    Gustavo Gorriti, Revista Caretas 2131
    (1) La Guerra de los Tenientes, Memorias de la Guerra con Sendero Luminoso. Claudio Montoya Marallano (2008)
    http://memoriasdelaguerraconsenderoluminoso.blogspot.com/

Leave a Comment