Fujimori on Trial :: Fujimori procesado

Accountability in Action :: Rindiendo cuentas

Fujimori on Trial :: Fujimori procesado random header image

-COMENTARIO- Seminario Internacional: Los culpables por la violación de los derechos humanos

August 22nd, 2008 · No Comments

Christina Prusak, estudiante de NYU Law

Mientras el proceso penal a Fujimori se realiza entre las nueve de la mañana a las cinco de la tarde los lunes, miércoles y viernes, el 25 y 26 de junio se llevo a cabo fuera de la sala de audiencia otra faceta igualmente importante, si no más, del proceso judicial. Este evento tuvo lugar en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú donde un grupo de académicos, periodistas, abogados y activistas de derechos humanos, nacionales e internacionales, se reunieron para discutir la importancia, progreso y propósito del mencionado proceso.  La sala de conferencia, de moderado tamaño, se encontraba llena de asistentes ansiosos, armados con una batería de preguntas para los panelistas demostrando la sed que hay por este tipo de debates, muy escasos hasta hoy.

Los puntos de vista de los panelistas eran diversos y muchas veces en conflicto directo porque algunos elegían resaltar el poder y la importancia del proceso penal dentro del contexto internacional mientras que otros enfocaron sus exposiciones sobre las debilidades y deficiencias funcionales. Curiosamente, mayormente fueron los panelistas extranjeros los que se dedicaron a un discurso crítico mientras que sus contrapartes nacionales se inclinaron por defender la evolución del proceso penal.  Luis Pásara, de la Universidad de Salamanca en España, afirmo que el proceso había perdido el enfoque, arrastrándose en interrogatorios imprecisos, y en el ejercicio de procedimientos superfluos de tal modo que ya no es “hecho por los ciudadanos” o, en otras palabras, conducido por los ciudadanos.  Douglas Cassel, Director del Center for Civil & Human Rights (Centro de Derecho Civil y Derechos Humanos) de Estados Unidos, entregó una relación de medidas que él personalmente tomaría para mejorar el progreso del proceso penal. Asimismo, criticó a los miembros del tribunal por ser tan conservadores y demasiado cautelosos. Por otro lado, los panelistas peruanos, tales como Ronald Gamarra y Francisco Soberón, escogieron esquivar los temas polémicos, centrando sus discursos en los logros del proceso penal y la importancia de los precedentes que éste establece. Al final del evento los varios enfoques, contrastantes entre sí, quedaron colgando en el aire creando una tensión sin resolver dado que no se dio el dialogo directo entre los panelistas. 

Aunque uno de los mayores logros del panel fue, claramente, el facilitar un espacio para la exposición de los diversos puntos de vista, al mismo tiempo fue desconcertante que ninguna de las críticas sobre la evolución del proceso penal viniese de un participante peruano. La desgana de los observadores nacionales sobre criticar la evolución del proceso penal es perfectamente comprensible dado su deseo de solidificar el ambiente de legitimidad y respeto por el proceso judicial con lo que el fallo tenga un peso no sólo contemporáneo sino de ser un precedente.  Esta renuencia puede ser comprendida como un efecto sobrante del proceso de extradición cuando el Perú luchó fieramente para demostrar que podía brindar un proceso penal justo e imparcial al presidente anterior. Sin embargo, no se debe confundir el establecer la legitimidad con hacerse de la vista gorda de toda deficiencia y a todos los defectos que se den porque, al final, el ignorar las deficiencias del proceso judicial sólo servirá para socavar su legitimidad, proporcionando carne para aquellos que desean quitarle valor y sustancia.  

Un reconocimiento honesto y realista de las deficiencias y debilidades no es incompatible con la legitimidad ya que es totalmente previsible que éstas deficiencias abunden y se presenten las debilidades no solo debido a la naturaleza sin precedentes de un realizar un proceso penal a un líder político elegido “democráticamente” por violación de los derechos humanos pero también debido a que generalmente todo proceso judicial es de naturaleza imperfecta. Personalmente, yo planteo que la transparencia, en todo su sentido, es mucho más importante que la ejecución sin defectos de un procedimiento, especialmente cuando realmente hablando nadie espera que el sistema judicial peruano pueda aun funcionar como una máquina con engranajes perfectamente lubricados debido a la corrupción en el pasado y la naturaleza complicada de los asuntos que se le ha encargado resolver. De esta manera, el poder analizar críticamente los aspectos del proceso penal no necesariamente significa que todo esta perdido, quiere decir aceptar un camino más riguroso con la finalidad de obtener todo lo que se pueda. Una evaluación honesta de los defectos que se presenten en la aplicación del proceso judicial es crítica constructiva que contribuye a la legitimidad final del proceso judicial al garantizar su transparencia.

Un exponente quien demostró mediante un discurso lleno de matices la práctica de critica constructiva fue Jo-Marie Burt, catedrática de la Universidad George Mason quien fue la principal responsable de la organización del seminario y presentó su exposición la noche del miércoles. Luego de reconocer que el proceso penal demuestra el medio mediante el cual el concepto de verdad y justicia pueden integrarse para alcanzar la reconciliación, ella observó las limitaciones, identificando, por ejemplo, evidencia de residuos del poder militar dificultando la obtención de acceso a la documentación militar a lo largo de la evolución del proceso penal. Las observaciones de la profesora son ciertas para todo observador que ha asistido al proceso  y ha oído el canto y tambores militares zumbando de la base militar durante el testimonio de los testigos. Un reconocimiento tal como el de ella no solo parece apropiado, pero esencial para legitimizar el proceso judicial tal como tirar tales limitaciones bajo la alfombra solo provee de combustible para la crítica posterior que podría amenazar a minar el proceso completo si es lanzado posteriormente al fallo judicial.

Pero, este tipo de crítica constructiva y escrutinio estricto debe de venir no solo de la comunidad internacional sino también del sector local para que tenga un verdadero impacto especialmente con relación al fallo final y la respectiva jurisprudencia. Aunque los comentarios y la crítica de los observadores internacionales es invalorable dado su perspectiva distintiva y generalmente mayor distanciamiento personal al tema implicado, al final, el proceso penal se esta llevando localmente por el sistema judicial del Peru para los peruanos.  Esto implica a su vez que para que tal crítica tenga resonancia y tenga un efecto sobre la evolución del proceso y el resultado final es esencial que también provenga de los observadores nacionales. Aun mas, es importante que tal crítica sea hecha ahora, antes que se de el fallo final, para que pueda ejercer un impacto sobre el curso de la justicia y garantice verdadera transparencia y legitimidad. 

Es importante reconocer que, a pesar de las deficiencias identificadas, este seminario debería ser considerado hasta el momento un gran éxito ya que ilustra la manera como es que la comunidad de derechos humanos contribuye a la transparencia y legitimidad al proveer la realización de forum de debates organizados, discusiones y exposiciones de los diversos puntos de vista. Yo espero que el éxito alcanzado por este seminario sirva de impulso para llevar a cabo eventos similares brindando la oportunidad para la exploración continua de los temas en debate dado que la entusiasta participación y los numerosos temas sin resolver sugieren que la sociedad civil peruana esta sedienta de este tipo de dialogo.  Conforme el proceso penal disminuye con los últimos pocos testigos tomando la postura en las semanas venideras, hay mucho que discutir y es hora que la comunidad de derechos humanos tome acción para asegurar que esta oportunidad histórica no sea pasada en alto. En muchas maneras, una evaluación de la evolución del proceso penal rigurosamente honesta es tan importante como cualquier cosa que ocurra en el juzgado, ya que es el único medio por el cual se puede alcanzar verdadera transparencia y por consiguiente legitimidad. 

Tags:

0 responses so far ↓

  • There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

You must log in to post a comment.