Fujimori on Trial :: Fujimori procesado

Accountability in Action :: Rindiendo cuentas

Fujimori on Trial :: Fujimori procesado random header image

El golpe de Estado fue organizado entre Fujimori, Montesinos y Hermoza Ríos.

July 9th, 2008 · 2 Comments

(General en retiro, Nicolás de Bari Hermoza Ríos. Foto: Poder Judicial) 

6 de julio de 2008

Septuagésimo novena sesión.- Dio su testimonio el general en retiro Nicolás De Bari Hermoza Ríos, quien fue Comandante General del Ejército desde 19 de diciembre de 1991 hasta el 20 de agosto de 1998, y Presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas desde enero de 1992.

 

El militar, que debió pasar al retiro en 1992, actualmente también es procesado por violaciones a los derechos humanos y corrupción (y tiene el mismo abogado defensor que Alberto Fujimori), contradijo la versión dada por Fujimori, sobre que él se había enterado del crimen de la Cantuta por los medios de comunicación, así como admitió haber formado un triunvirato de Poder en el Perú, junto con Fujimori y Montesinos.

 

 1.-Testimonio de Hermoza Ríos– Lo más relevante para el proceso, en su segunda sesión de interrogatorio, fue:  

Sobre el golpe de Estado de 1992, relató que ya desde “febrero o marzo de 1992”, Alberto Fujimori en una reunión en Palacio de Gobierno en la que también participó Vladimiro Montesinos Torres, le reveló su disposición para tomar “medidas excepcionales”, las cuales incluía cerrar el Congreso de la República. Según Hermoza, él fue convocado por Fujimori dado que “se iba a tomar una decisión histórica y trascendental”.

En esta reunión, fue Fujimori quien delegó a Montesinos Torres la “parte política” y a Hermoza Ríos, le delegó la “parte militar”, para las acciones  a realizar en el autogolpe del 5 de abril de 1992.

Sendero Luminoso no llegó al equilibrio estratégico

Uno de los argumentos dados por Fujimori sobre las razones del autogolpe, es que Sendero Luminoso (SL) habría alcanzado el equilibrio estratégico, lo cual ponía en riesgo el Estado de Derecho en el Perú. Sin embargo, según Hermoza Ríos, si bien SL mantuvo zonas liberadas en algunas zonas del interior del país, este grupo armado, no alcanzó el llamado “equilibrio estratégico”.

Relaciones entre Hermoza y Montesinos

Según Hermoza Ríos, Montesinos es una persona intrigante y abusó del poder sin la autorización de las autoridades del país. Es más según Hermoza Ríos, su salida del Ejército se debió a una confabulación de Montesinos: “tuvo la habilidad de ganarse un espacio y peso político en el sistema de inteligencia”…”Montesinos tenía mucho peso, mucha influencia en el sistema de inteligencia. No quiero utilizar la expresión ‘jefe de facto’. Él conducía las actividades de inteligencia. Su poder emerge de la habilidad que tenía para ganar ese espacio. Tenía peso gravitacional en todas las instituciones del Estado. Montesinos veía la inteligencia.”

Asimismo, según Hermoza Ríos, fueron las intrigas de Montesinos, las que generaron su salida del cargo de presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas en 1998. Algunas de las intrigas fueron la filtración a la prensa de actos privados, tales como: 1) el vídeo de una reunión en su residencia en Chorrillos luego del 5 de abril de 1992, donde participó Fujimori y el alto mando militar, 2) la filtración de las conversaciones sostenidas con Montesinos luego del intento de golpe de Estado del General Jaime Salinas Sedó, de fecha 13 de noviembre de 1992, 3) difusión de una reunión privada con ocasión de su cumpleaños en 1997.

Sin embargo, y pese a todas las intrigas Hermoza Ríos manifestó también: “Lo que estuvo mal es el ejercicio del poder. El trabajo de inteligencia (que realizó Montesinos) fue eficaz, útil, no era malo”.

Corrección de Testimonio sobre ingerencia de Montesinos

 

Pese a contar con el mismo abogado desde 2001, César Nakazaki (quien ese entonces no era aún abogado de Fujimori), manifestó ahora que sus declaraciones dadas en el 2001, ya que estas habrían sido deducciones debido a la “carga emocional” por la que estaba pasando. Por lo que “corrigió” su declaración sobre la ingerencia de Montesinos en  Fujimori.

En este sentido, si bien el 26 de enero del 2001 ante una representante del Ministerio Público en la que manifestó que Montesinos era “interlocutor válido” entre el Alberto Fujimori y las Fuerzas Armadas; sin embargo ahora manifestó “El señor Vladimiro Montesinos nunca me transmitió una orden del Presidente de la República …. Fue una apreciación, una suposición mía en un momento en que estaba sometido a mucha presión. El señor Montesinos nunca me trasmitió una orden presidencial”.

 

Sobre Santiago Martin Rivas

 

Hermoza Ríos manifestó que lo conoció en una reunión de comando realizada en junio de 1991 en la Comandancia General del Ejército, reunión en la que Martin Rivas expuso sobre Sendero Luminoso y señaló que la exposición fue “muy buena” debido a que “era actualizada y extraída de documentos internos de Sendero Luminoso, su organización, doctrina y mandos”.          

 

Sobre crimen de la Cantuta, contradicción con Fujimori

 

Con relación al crimen de la Cantuta, manifestó que el como Comandante General de las Fuerzas Armadas, se enteró al día siguiente por la información que le dio Vladimiro Montesinos, y fue el mismo Montesinos quien le dijo que Alberto Fujimori ya conocía de los hechos sucedidos en esa madrugada. Sin embargo, Fujimori ha manifestado en esta audiencia, que él se enteró del crimen de la Cantuta, por los medios periodísticos.

 

Secuestros en los Sótanos del SIE

 

Sobre la orden de detención firmada por Hermoza Ríos, la cual ha sido mostrada en esta audiencia por uno de los testigos,  Reconoció que firmó en blanco, sin nombres, el documento denominado “Orden” por el cual se detuvo a varias personalidades durante el autogolpe del 5 de abril de 1992: “Yo lo llamé a Montesinos, y le dije no me corresponde firmar este documento, que lo firme, el ministro del Interior, el de Defensa, el Presidente de la República o el Ministro de Defensa, pero él me respondió nadie quiere firmar (… ) estos son unos … ”. 

 

Hermoza Ríos, continuará con su testimonio el nueve de julio, donde responderá las preguntas del Fiscal Avelino Guillén.

Tags:

2 responses so far ↓

  • 1 Gundo // Jul 9, 2008 at 5:32 pm

    El general dijo “Montesinos me dijo que Fujimori ya estaba enterado”.

    Observo que hay una parcialidad cuando se menciona lo que Montesinos afirma o niega.

    Si Montesinos dijo algo favorable hacia Fujimori, entonces está mintiendo.

    Si Montesinos dijo algo que compromete a Fujimori, entonces dice la verdad.

    Este sería el caso de lo que dijo el general. El general dijo: “Montesinos me dijo…”, este portal y otros medios no cuestionan que esto puede ser una mentira más de Montesinos y que no necesariamente es verdadero. Pero en este caso, no se “duda” de lo que dijo. Es por eso que dicen que el general contradijo a Fujimori, quien dijo que se entero del asunto de la Cantuta por los medios periodisticos.

    Montesinos acusó al Fiscal Guillén y al difuntó Mendez Jurado, para eso presentó un documento que hasta ahora “nadie” comenta ni muestra. ¿Ese documento que presentó es falso o es verdadero? ¿Tan cínico y atrevido es Montesinos? Mejor, ¿tan torpe es Montesinos? Presenta un documento que es falso y que sabe que pronto será descubierto esa falsedad.

  • 2 felix gamboa // Jul 13, 2008 at 8:11 pm

    SESION 79 del 7 julio 08 Gral Hermoza.
    I Parte
    CONTINÚAN LOS “MANOTAZOS DE AHOGADO”, “ESTÁN ENTRANDO EN PÁNICO”, ya no saben qué hacer, luego del Gral Hermoza, les quedan 4 oportunidades, de las cuales no hay una que pueda serles útil a sus propósitos, pues los testigos están lejos de los hechos, en consecuencia, están totalmente perdidos, esto lo demuestra la desesperación con la que quieren buscar documentos, periódicos, revistas y todo pasquín que trate el tema, para incluirlo en el expediente, ya que el tribunal recibe todo, no saben que, ahí, el 90% es basura.
    REAPARECIÓ EL CORRUPTO GUILLEN (según declaración del Sr Montesinos, el que servilmente en complicidad con el Fiscal Méndez, archivo el caso de interceptación telefónica, y luego del 5 de abril fue separado del cargo), DONDE ESTABA CUANDO EL SR MONTESINOS DECLARABA, ¿DEBAJO DE SU CAMA?, ¿EN LOS BRAZOS DE SU MAMA? ¿PORQUE NO LO ENFRENTÓ?, AHORA SE HACE EL VALIENTE, PORQUE EL MILITAR NO TIENE ARGUMENTOS JURÍDICOS PARA PONERLO EN SU SITIO.
    El corrupto Gamarra (según Martin Rivas y Pichilingue, con pruebas documentadas entregadas al tribunal), CONTINUA PRESENTANDO EL ARCHIVO DE LA COMPUTADORA DEL SR MERINO, el Presidente le dice ¿eso es producto de una diligencia?,…. el otro inútil Rivera, presenta documentos provenientes de la prostituida comisión de la verdad (para la cual trabaja), el Presidente pregunta, ¿QUIÉN APORTÓ ESE DOCUMENTO A LA COMISIÓN DE LA VERDAD? , RESPONDE A “ES UNA ENTREVISTA DE LA COMISIÓN DE LA VERDAD”, PRESIDENTE DICE ¿HAY OFICIO DE PEDIDO O ALGO?, RIVERA: CONTESTA “NO, NO HAY OFICIO”, felizmente está aprendiendo, no le vaya a pasar igual que con otros documentos, que estuvieron siete meses en el juicio y resulta que no tenían firma y cuando viene el supuesto autor, niega que él los haya aprobado, menos firmado, en consecuencia, realmente están perdidos. Esta gente ya no tiene recursos, nada más que continuar con los “manotazos de ahogado”.
    “La ignorancia es atrevida”, dice un dicho, por ello el fiscal (), pretendió con argumentos insulsos y apelando a estudios, sin saber de quién, hacer afirmaciones sobre la situación subversiva, para argumentar que el PCP-SL, no estaba ganando la guerra y por tanto no era necesaria la disolución del congreso y la instauración del Gobierno de Emergencia Y Reconstrucción Nacional el 5 de abril de 1992, lo cual es una afirmación insolvente, por mil razones, ya hemos sustentado esto en más de un comentario, pero se puede agregar que las estadísticas de actos subversivos son ascendentes hasta 1992, alcanzando 3,800 acciones aproximadamente (10 diarios, uno cada 3 horas, matando una persona cada dos días), las organizaciones internacionales, con una óptica neutral, coinciden en afirmar que el PCP-SL, en ese momento era una amenaza no solo para el estado peruano, sino para america entera, en consecuencia la posición del fiscal resulta a todas luces insustentable, naturalmente algunos generales con visión exclusivamente militar del conflicto, afirman que efectivamente a inicios de los noventas se había desalojado al terrorismo del campo, pero lo que no saben y no pueden negar, es que ya había sembrado ahí las “bases de su nuevo gobierno”, pero se encontraban es actitud pasiva, y lo único que faltaba es reemplazar a la cabeza del gobierno y todo lo demás caía por su propio peso, por que esta guerra no era militar, era una guerra política y la etapa siguiente al “equilibrio estratégico”, era la “ofensiva estratégica”, pero ella no se realizaba mediante el uso prioritario del Ejercito Guerrillero Popular, es decir, con armas, a sangre y fuego, enfrentando abiertamente al Ejercito del Perú o a las fuerzas del orden, no, las masas son las que marcharían a palacio y el jefe del estado caduco, mediante terrorismo suicida caería muerto o desaparecido, en el acto lo reemplazaría el “Presidente Gonzalo” (Abimael Guzmán) tal cual muchas revoluciones, eso lo veía venir el mundo entero, excepto el fiscal, los defensores de los terroristas y algunos otros, pero la realidad del momento se sustenta por sí sola. A partir de 1992, empieza a decrecer el accionar subversivo hasta el año 2000, las estadísticas son irrefutables.
    Explicando las “bases de su nuevo gobierno”, y el “equilibrio estratégico”. El hecho de que el PCP-SL haya ocupado físicamente todos los distritos del Perú y casi todos los pueblos de ellos, con cierto nivel de permanencia, le daba la solvencia de hacer saber quiénes eran, tal cual un candidato en el periodo pre electoral; la diferencia estaba que lo había hecho haciendo saber su doctrina de “justicia social” eficiente y pragmática (ajusticiando a los malos, vía “juicios populares”, matándolos en la plaza pública) y había designado a los pobladores que iban a asumir el gobierno local una vez instaurada “La República Popular de Nueva Democracia” (nominación del sistema de gobierno que instalarían después del triunfo de su revolución), mientras tanto, si era “zona liberada”, ejercían el gobierno, sino, se mantenían pasivos en espera del momento del triunfo. Aquí esta la praxis del “equilibrio estratégico”, donde el estado tenía una autoridad, el PCP-SL también tenía la suya, es decir había un “equilibrio de poderes”, en muchos lugares quienes realmente mandaban eran los del PCP-SL, porque se había doblegado la voluntad de lucha de la población mediante el terrorismo, y las fuerzas del orden no estaban ahí, por eso esta era una guerra política, no era una guerra militar y el “equilibrio estratégico” es político, no militar. Las patrullas y bases militares, volvían a la normalidad las cosas temporalmente, mientras estaban presentes o podían hacer sentir su influencia, luego la situación se revertía naturalmente a favor de los terroristas, hasta que el triunfo fuera político.
    El Gral Hermoza hace su explicación del caso desde la óptica militar, la misma que desde luego es solvente, pues el dueño de la palabra era el jefe máximo de la fuerzas del orden, porque esa nueva legislación (nadie lo ha comentado), le daba la facultad de tener bajo sus órdenes a todo personal de las fuerzas armadas y policía nacional ubicado en todas las zonas de seguridad nacional, es decir en todo el Perú, en otras palabras era el comandante general de las fuerzas armadas y policía nacional, nunca en la historia el Perú alguien tuvo jurídicamente más poder que este hombre, sin embargo lo usó austeramente, abocado solo a su tarea; en consecuencia la información que brinda es de credibilidad absoluta, pero su óptica del fenómeno, es militar.
    A las 0939 hrs Presidente ¿hay algún año en el que podríamos decir que PCP-SL, perdió el campo?, Gral Hermoza: “a partir de 1992, le voy a dar una estadística, solo de acciones violentas, en 1990, fueron 2,199 acciones; en 1991, fueron 2438 acciones; en 1992, fueron 3,622 acciones; en 1993 fueron 2,622 acciones; en 1994 fueron 381 acciones; en 1995 fueron 337 acciones y en 1996 fueron 117 acciones, fuente del CCFFAA”, además el testigo brindó una explicación de lo que era una zona liberada y lo saltante es el dato de que la Policía Nacional había abandonado más de 700 puestos policiales, si hacemos un aproximado de 1,000 puestos fuera de Lima, estamos ante un 70% de espacio cedido al PCP-SL.

You must log in to post a comment.