Fujimori on Trial :: Fujimori procesado

Accountability in Action :: Rindiendo cuentas

Fujimori on Trial :: Fujimori procesado random header image

Siguen testimonios sobre crímenes del Destacamento Militar Colina

February 2nd, 2008 · No Comments

1 de febrero de 2008

Décimo novena sesión. Dio su testimonio el ex agente del Grupo Colina, Ángel Sauñi Pomaya, técnico en retiro del Ejército Peruano, quien se acogió a la “confesión sincera”, regulada en el artículo 136 del Código de Procedimientos Penales del Perú, en los procesos que se le siguieron por los crímenes del Destacamento Colina y donde la Justicia peruana, lo sentenció con 15 años de prisión. 

Adicionalmente Sauñi Pomaya, participó en el atentado contra un medio de comunicación en la ciudad de Puno, atentado que el testigo calificó como ”un operativo y un exceso”, en este crimen Sauñi hizo explotar con tres cargas de dinamita la filial de un canal de televisión, sabiendo que al interior de ese lugar vivía una familia; por este crimen tiene una sentencia firme con pena privativa de la libertad de 15 años.

Además de mencionar casos de corrupción dentro del Destacamento Colina y narrar los hechos sobre los crímenes ya  mencionados durante el proceso, inferimos algunos temas interesantes que Sauñi ha aportado:

1. La Ferretería era abastecida por el SIE. Que era la casa del ex agente Colina, Nelson Carbajal García, Sauñi manifestó que en esta casa  guardaban el armamento entre el cual había fusiles HK, fales, pistolas y demás. Al inicio de la sesión, Sauñi negó (pese a las reiteradas preguntas del fiscal Avelino Guillén) que haya visto en este lugar palas, picos y cal; sin embargo, al finalizar la sesión y frente a la pregunta de los magistrados, dijo que sí, que vio en ese lugar palas, picos y cal, como parte del armamento de Colina. Pese a esta contradicción tan grave, los Vocales de la Sala no le increparon nada al testigo.  Sauñi también manifestó que el armamento era brindado por el Servicio de Inteligencia de Ejército (SIE).

En esta casa, llamada la ferretería, convivía con el armamento del destacamento, la familia de Carbajal García; además esta casa, estaba dentro de una Villa Militar, estas villas,  son conjuntos residenciales para los militares y sus familias, tienen garitas militares de control, es decir hay están vigiladas por militares y hay que identificarse al entrar a ellas.

2. Desaparición forzada de evangelista. Si bien, este crimen cometido en 1992 por el Destacamento Colina, mediante el cual desaparecieron a Santiago Gómez Palomino, ya se encuentra en investigación judicial, ha sido la primera vez que se menciona en esta audiencia.

3. Santiago Martin Rivas y los periodistas. Sauñi Pomaya, manifestó que Martin Rivas, el jefe operativo del Destacamento Colina, mantuvo nexos desde 1992 con la revista Caretas y con los periodistas Ricardo Uceda y Edmundo Cruz, quienes ya han atestiguado en este proceso y han aportado importantes indicios que respaldan la acusación fiscal, es decir los medios probatorios brindados por los periodistas, sirven para incriminar a Fujimori por los delitos que se le acusa.

4. Guerra de baja intensidad, política del ejército. Otra de las contradicciones del testigo fue precisar primero que los asesinatos del grupo Colina eran hechos aislados; sin embargo, luego Sauñi luego manifestó que, la guerra de baja intensidad se encontraba dentro de los usos y costumbres del ejército, es decir el eliminar a las personas estaba dentro del patrón de conducta de los oficiales del ejército, ya que este tipo de accionar les fue enseñado en la Escuela de las Américas en Panamá.

En este sentido,  según Sauñi el Destacamento Militar Colina, era el seguimiento de una política del ejército, y se formó sobre la base de otro grupo militar, el Grupo Escorpio, el cual tuvo ámbito de actuación a nivel nacional y fue liderado por Martin Rivas y conformado por algunos miembros de lo que posteriormente sería el Destacamento Colina.

Sauñi posteriormente narró que la desactivación del Destacamento Colina, se debió a la presión de los políticos y la prensa, pero al parecer no al cambio de una manera de pensar dentro del ejército sobre el modus operandi de este destacamento.

Con Sauñi Pomaya, ya son seis ex agentes de menor jerarquía del Destacamento Colina que han rendido su testimonio en la audiencia, la mayoría ha caído en contradicciones de forma, y algunas versiones dadas caen en lo absurdo. Sin embargo, cada uno de estos testigos ha reconocido de manera fría los crímenes del destacamento, aportando con cada versión más detalles sobre las desapariciones y asesinatos cometidos por este destacamento militar, lo que si niegan todos, es haber dado el “tiro de gracia”. Por lo que será tarea de los Vocales, valorar y apreciar cada uno de los tesimonios.

Para la sesión del lunes 4 de febrero ha sido llamado a atestiguar el ex agente Colina, Fernando Lecca Esquén, quien se acogió a la confesión sincera en el proceso penal que se le sigue por los crímenes de Colina. Al respecto, el Tribunal ha establecido que los testigos acogidos a la confesión sincera en otro proceso penal no pueden ahora guardar silencio, por lo que tiene la obligación de dar su testimonio. Por este motivo Lecca Esquén tendrá que rendir su testimonio.

Cabe recordar, que ya en la sesión de 28 de enero, el testigo Víctor Hinojosa Sopla se negó a brindar su testimonio, alegó su derecho de “no incriminación”, derecho reconocido en el literal g, del inciso 2, del artículo 8 de la Convención Interamericana sobre Derecho Humanos; sin embargo, debido a la interpretación de la Sala con respecto a la obligación de rendir testimonio de las personas acogidas a la confesión sincera, Hinojosa Sopla deberá regresar cuando lo cite la Sala y brindar su testimonio.

Es importante esta interpretación de la Sala, ya que cada vez más militares de alta graduación que son procesados por crímenes conexos, podrían abstenerse de dar su testimonio; en este sentido ya se han dado  declaraciones de abogados de algunos militares, tales como el abogado del general en retiro Luis Pérez Documet, que manifestó ante la prensa, que pese a que su patrocinado ha sido llamado como testigo al proceso contra Fujimori, éste (Pérez Documet) no rendirá su testimonio, acogiéndose a su derecho a la “no incriminación”. 

Los testimonios de los militares de alta jerarquía son quizá los más importantes para el proceso, ya que es debido a esta jerarquía y a la estructura militar, que estos militares estarían en capacidad de conocer hasta donde llegaba la cadena de mando del Destacamento militar Colina; es decir serían los testigos que necesita la Sala para demostrar fehacientemente la culpabilidad o inocencia del acusado Fujimori.

Tags: · , , , , , , ,

0 responses so far ↓

  • There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment